Vida Consagrada

Para realizar la unión entre vida interior y la magnitud de la acción exterior, los miembros de la sociedad buscan imitar y quieren tomar como modelo de todos sus actos la persona adorable de Jesús, Cordero sin mancha, León de Judá, Sabiduría eterna y encarnada, que "mostró su caridad ofreciendo su vida por nosotros".

vida1.jpeg

Los miembros de Virgo Flos Carmeli se empeñan de modo particular en observar fiel e integralmente los consejos evangélicos de castidad, pobreza y obediencia, esforzándose así para alcanzar la perfección de su estado.

Obediencia

Teniendo ante sus ojos la figura del Rey de la gloria, que por amor a nosotros hombres, fue lesionado en todos sus derechos, privado de todas sus honras, saturado de ignominias, herido en aquello que su Divino Corazón tiene de más sapiencialmente sensible, reducido a un reo, inferior a un esclavo. Este divino ejemplo de humildad y obediencia los lleva a consagrarse como esclavos de amor a Él, la Sabiduría encarnada, por las manos de su Madre, María, según el método enseñado por San Luís Maria Grignion de Montfort.

Como su Guía y Maestro supremo, los miembros de la Sociedad se someten al Santo Padre, Vicario de Jesucristo en la tierra. Actúan siempre en comunión con los obispos, a los cuales deben obedecer con piadosa sumisión y respeto en lo que concierne al culto público, conforme el Derecho Canónico.

vida2.jpeg

Pobreza evangélica

Contemplando Contemplando a Jesucristo que siendo rico, para nosotros se hizo pobre, para que nos enriqueciésemos mediante su pobreza, quiso nacer en un Pesebre entre un buey y un burro, y en su Pasión recibió como limosna el velo de Verónica y el vinagre de los verdugos, los miembros de la Sociedad llevan una vida de pobreza por el Reino de los Cielos, usando los bienes de este mundo como siendo propiedad del Señor, sabiendo que eso os tornará dóciles para oír la voz de Dios en la vida ordinaria.

Castidad consagrada 

O El amor de María al don de la pureza virginal, patente en el episodio de la Anunciación, es el modelo de vida de celibato de los irmãs (hermanas?) de Virgo Flos Carmeli, que quieren conservar la castidad como un gran tesoro. La castidad, guardando la perfecta continencia en el celibato, es vivida como acto de amor indiviso a Jesucristo y a su Iglesia.

Oración y contemplación

Assim Así como Jesús, antes de enviar a sus apóstoles y discípulos, los reunió junto a él "para que estuviesen con Él" (Mc 3, 14), y durante su vida terrenal nos dio numerosos testimonios de la importancia de la oración, los miembros de la Sociedad tienen siempre la mirada dirigida hacia las realidades espirituales, conservando el espíritu de contemplación y el recogimiento interior.